Bienvenida/o Lector

Bienvenidos a "Las Hojas Sueltas del Librepensador", sitio web dedicado a la opinión, el debate y que el mundo arda, de una u otra manera, a partir de las letras.
Este Blog nace de "El Librepensador", boletín informativo publicado en internet, impreso y repartido en la calle. Todo aquello que no cabía en ese espacio se publica ahora acá, solamente en internet.
Disfruten el blog!

NOVEDADES: Las Hojas Sueltas ahora tiene Tumblr ( www.lashojassueltas.tumblr.com ).

martes, 2 de junio de 2009

La Cosecha - por Chingaflon

No hay nada mejor que, en un día de tensión, de esos que los romanos se te escapan de los ojos y por las orejas todo se traduce en latín, aparezca en tu correo un cuento que te despeje la mente, que te haga viajar un poco (si, viajar a la luna, pero a Europa no, que este continente ya me aburrió, quizá me guste más como es ahora, ¡pero hace 1000 o 2000 años ya no me divierte para nada!). Estimados lectores, les dejo un cuento de Chingaflón que, de más está decirlo, ya posee un espacio reconocible en este Blog. P.D.: Sigo cautivado con el cambio en su narrativa: cada cuento es algo nuevo.
Saludos, Osama.-
-------------------------------------------------------------------------------------------------

La cosecha


En medio del camino sentí que la mano le comenzó a sudar, le pregunte porque razón le sucedía esto , acaso tenia fiebre ”es que usted me hace llegar al delirio, quiero poseerla, satisfacernos, hacernos uno”

Yo al no saber a que se refería dije que accedía a lo que quería hacer(ya que lo dijo con tanta dulzura). Me llevó a una habitación previamente cancelada; comenzó a besarme el cuello, comencé a sentir hormigueos placenteros, sentí como mordía mis pezones duros… Ya en la cama desnudos le dije que había sido maravilloso, que nunca alguien me hizo tan feliz y acorde con mi cuerpo.

Cuando íbamos a entrar a la tienda arremetió un policía “la tendré que llevar arrestada ya que perturba las buenas costumbres y la moral de este pueblo”.

Bonifacio me dijo que iba a conseguirse dinero para sacarme lo más luego posible. Me subió a su furgón, tenía mucho frío, sentí que se detuvo al poco de haber andado, el policía se monto.(Insinuantemente) “¿Qué sucede putita tienes frío?”, se lanzó a mi como una hiena que se Iansa a la carne muerta y realmente mi carne estaba muerta, esta vez lo único que sentí fueron pequeñas ratas que caminaban por mi cuerpo hasta descansar en mi sexo.

La noche la pase en su casa, en su habitación, dormí con él. En la mañana fue a dejarme a mi casucha, se despidió con un beso en la mejilla y me dio una palmada.

Mientras me ponía la ropa deseaba con todo el corazón que lloviera nuevamente para ir al pueblo y que me encarcelen para que Bonifacio llegue a sacarme. Mientras seguiré pelando patatas

Chingaflon.

1 comentario:

Leonardo Lacarne dijo...

Wow, me quito el sombrero (que de hecho tengo puesto) ante este trozo de realidad duro como el cemento. Alabo y envidio un par de similies.