Bienvenida/o Lector

Bienvenidos a "Las Hojas Sueltas del Librepensador", sitio web dedicado a la opinión, el debate y que el mundo arda, de una u otra manera, a partir de las letras.
Este Blog nace de "El Librepensador", boletín informativo publicado en internet, impreso y repartido en la calle. Todo aquello que no cabía en ese espacio se publica ahora acá, solamente en internet.
Disfruten el blog!

NOVEDADES: Las Hojas Sueltas ahora tiene Tumblr ( www.lashojassueltas.tumblr.com ).

miércoles, 20 de julio de 2011

Ni del que caga rojo ni del que caga azul - Chingaflon

Comparto con ustedes un aporte de nuestro lector - y muchas veces colaborador - Chingaflon. Además los invito a revisar su nuevo proyecto: http://leulvoba.blogspot.com/
 --------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hay quienes reaccionan con demasiado desenfreno frente a las demandas sociales las cuales últimamente han devenido en tomas y paros, pues luego del somnífero concertacionista despertó lo que la “alegría” escondió por 20 años: sed de dignidad, sed de democracia, sed de equidad, sed de justicia sed sed sed… Me tienen chato los estudiantes en tomas que siempre dejan la cagá. Pero claro si el malestar de los que protestamos es un cúmulo más a causa de la hipocresía chilensis, no sólo de la clase política, sino de la “clase” que se las tuvo que arreglar mediante deudas para poder salir del hoyo en que lo metió ni la Unidad Popular ni la Dictadura, ni por medio de la ayuda que le pudo brindar la Unidad Popular ni la Dictadura, ni siquiera podemos hablar en este caso de hipocresía, sólo se las arreglaron para poder sobrevivir-vivir en la selva de fango y de cemento.
Cabros de mierda quieren que  se les regale todo. Y quién de nosotros puede refrendar aquellas palabras, el que sabe sabe y el que no es jefe; la corriente historiográfica se ha movido por dos vías: la primera es aquella que sólo se preocupa de los problemas de la elite, de la nación, de la patria-religión, del dato macro, de las políticas que han venido desde arriba para con los de abajo; la segunda, la que es reciente, vela por los problemas de abajo, pero también de lo macro en ese sentido. En el caso de la dictadura de Chile, la del tatita, siempre se examina el problema de los pobres - entiéndase en su sentido estigmatizado, a aquellos, por ejemplo, que los milicos desalojaron desde las condes -, de los exiliados, de los guerrilleros, de los mártires, de los que protestaban, de los que se organizaron políticamente – entiéndase el pueblo de Salazar -, de las ollas comunes, de a los que se les quitó el sueño del chicho. Pero qué pasa con los olvidados, qué sucede con los pobres marginados, esos que no defendieron la empaná ni el vino tinto, a esos que la historia no registra porque no son sujetos, pues para nadie existen, para lo macro ni para lo micro de un lado ni del otro, ese pueblo que se compró el postre de la clase media brindado por los boys, aquellas que saben, y por ende no están dispuestas a indagar más allá del sentido común, todo ese cúmulo que no son ignorantes, porque en las duras no puedes serlo, en la duras se sabe y el que no sabe jodió, el que no sabe se queda en su piso de barro. En esas duras para poder superar nunca se recibió ayuda, incluso es más es la misma “clase” que se levantó perjudicada, porque nadie los pescaba, porque todo era parte de la guerra fría, porque ellas no tenían ni voz ni voto. Yo me saqué la cresta trabajando para que tengas lo que tienes, la vida es esfuerzo y trabajo nada esperes del resto. La vida te forma, te modela, te asfixia, no te deja soñar, te individualiza, por qué a todos les debe importar un cambio social si a ellas nadie les quiso cambiar su realidad. Me apesta muchas veces la arrogancia de algunos estudiantes. Recuerdo un episodio en que por ahí en las calles de valpo una estudiante se enfrascó en una discusión con una comerciante ambulante. Vayan a güear a otro lado. Señora piense más allá. La señora sobrevive, nunca supo de una UP o de un golpe, o en realidad nunca le importó, de qué sirve. De qué sirve si igual tengo que trabajar. En estas circunstancias lo más pertinente no es educar, sino des-educar, y en valpo la mano está en los cerros huachas.  

Por Chingaflon.

1 comentario:

Leo dijo...

Buena columna.. o podria ser una.
Buen ensayista raul.