Bienvenida/o Lector

Bienvenidos a "Las Hojas Sueltas del Librepensador", sitio web dedicado a la opinión, el debate y que el mundo arda, de una u otra manera, a partir de las letras.
Este Blog nace de "El Librepensador", boletín informativo publicado en internet, impreso y repartido en la calle. Todo aquello que no cabía en ese espacio se publica ahora acá, solamente en internet.
Disfruten el blog!

NOVEDADES: Las Hojas Sueltas ahora tiene Tumblr ( www.lashojassueltas.tumblr.com ).

miércoles, 27 de octubre de 2010

Carta de despedida

Estaríamos ahora caminando juntos y conversando de esos infinitos temas que nos faltan. Me gusta eso, de vez en cuando hablar, y otras veces dejar que el diálogo de las respiraciones y las caricias marquen la pauta de los temas que nunca se nos acaban.
Del mismo modo me da risa que tu pequeña nariz respire en mi cuello y se pierda en mis cabellos, encontrar tus ojos a destellos de visión y volcarme nuevamente en la oscuridad siguiéndote con el olfato y el tacto y los sonidos y todo menos los ojos. Me parece que con los ojos solo te miro irte, en cambio con los demás sentidos te mantengo a mi lado.
Adivino tus próximos pasos, redescubro tu figura entre mis manos y esta se fija en mi cuerpo, como el proceso químico de una fotografía.
Es bueno también, que de vez en cuando, nos olvidemos un poco el uno del otro y, en un ataque furtivo de la memoria, aparezcas en mi pensamiento y me aprietes el pecho, dirijas mis manos y te llame de uno u otro modo, pero te llame.
Otros días, en los que caminando sin rumbo, nos encontramos y es en ese momento que nos damos cuenta de que nos buscábamos, en el buscar y el encontrar está la gracia, muchas veces, la clave de nunca saberlo todo, y siempre querer descubrirlo.
Creo que aún me faltan un sinnúmero de sonrisas, de llantos, de carcajadas, de miradas, de tactos, de caricias, de encuentros y des-encuentros, de desesperados lamentos, tormentos y encarnizadas luchas de nuestros cuerpos por encontrarnos dentro del otro, como animalitos escondernos, acurrucarnos el uno al otro, dormir y no dormir noches, que las dos son cosas buenas.
Qué lastima encontrarme ahora, frente a mis recuerdos, y saber que han pasado días y tus palabras me resuenan en el pecho y tus ojos se me pierden en los ojos, y saberte lejana, casi ausente (digo casi porque me aferro al recuerdo y te invoco a cada momento, pero ya no respondes); lástima observarme desde lejos, torpe, desesperado, asumiendo que de un momento a otro dejaste de quererme o, peor aún, nunca me quisiste. Recorro el doble esas rutas que antes no llevaban a ningún lado, y me llevaban a ti; pero ahora me deberían llevar a ti, y no me llevan a ningún lado.
Me despojo de las palabras de Whitman, Benedetti, Dalton y tantos otros, solo para llenarme la cabeza de mis propias palabras, que te escriben, pero más me escriben llenas de dudas, me piden respuestas que no les contesto, porque yo mismo ni siquiera me entiendo y desesperado de este momento sé que en un tiempo más solo será el recuerdo de un dolor, pero que ahora duele como diablo, y no cosa que me cause más tranquilidad que permanecer con ese dolor, al menos un rato más, al menos para entenderlo.
Mi campo de batalla - otrora marcado por tu figura fugaz y felina entre las multitudes y los momentos susceptibles a ser capturados por mi cámara - ya no es tan atractivo: si te conocí dentro de una de mis fotos, ahora mismo te despido sin siquiera verte estática en una fotografía.


http://flickr.com/photos/0sama

8 comentarios:

Elen dijo...

Tienes razón andamos pisando pasos similares. Aunque el mio esta lleno de rabia y el tuyo rebalsa melancolía, sin embargo me siento igualmente identificada. :)

Ada sin h dijo...

Me gustó mucho, pese a la temática hiper repetida, está claro, bien escrito, redondo. No sé si es un cuento, no logro identificar la estructura clásica, me suena más a una reflexión, pero, vamos, es apenas lo que yo veo, puede ser pura falacia :)

Saludos

Sofiaimaginaria dijo...

Wow! buenísimo!
realmente creo que el personaje logra transmitir esa desesperanza, tristeza y resignación. Me agrada que puedas conectar tu gran amor con la literatura con tu gran amor por la fotografía.
Un abrazo shadi !

Anónimo dijo...

yo no sé bien porque me caen lágrimas en estos momentos, no sé si es porque se supone q me llegará la ruler y aveces sucede que me sensibilizo más de lo "normal", y/o porque me identifico con tu carta de despedida, me cae "como anillo al dedo" y se parece mucho a una que yo escribí a un felino, claro que tu escrito resulta más poético, el mio es más oscuro, no logro conectarme con la poesía que me suele envolver (ah!! ahí me dí coloshr ajajja) y es quizás eso lo que no quiero perder y por eso lloro no sé bien .... ahorita siento y pienso q llevo un doctorado en penas de amor y no es porque me halla enamorado muchas veces, es que he capturado varias historias trigidas, pero está última lleva la delantera y deseo desprenderme luego de ella (del dolor que como dice Nicanor no es imaginario, es real) se bien que todo tiene su proceso y que la prisa mata, pero la lentitud también ah!!! y ahora q leo esto me doy cuenta q aun tengo q botar un rato más ese llanto, porque aveces me las doy de más fuerte y valiente de lo que realmente soy. vale por eso... por ayudarme por medio de esta carta a encontrarme un poquito conmigo y llorar y de sentir ese llanto como algo que necesariamente tengo y necesito hacer. un abrazo. andrea

untecito dijo...

http://www.goear.com/listen/8d4ff6f/no-era-cecilia-mauricio-redoles

pensé en esto

Anónimo dijo...

esa misma imagen se me venia a la mente cuando pasé por lo mismo meses en que separada de él, me conformaba con canciones y la lluvia reflajada en el pavimento, amándonos en la distancia, él con otra, yo con otro. Lo bueno es que entre tanta luz grisácea y tanto vómito acumulado y por liberar, el odio llevo al amor y hoy recobramo el camino. Es bueno saber que otra persona tiene esa misma imagen.
wu

Anónimo dijo...

esa misma imagen se me venia a la mente cuando pasé por lo mismo meses en que separada de él, me conformaba con canciones y la lluvia reflajada en el pavimento, amándonos en la distancia, él con otra, yo con otro. Lo bueno es que entre tanta luz grisácea y tanto vómito acumulado y por liberar, el odio llevo al amor y hoy recobramo el camino. Es bueno saber que otra persona tiene esa misma imagen.
wu

Pamela dijo...

Hola!
Siento que el texto habla de lo que vivo hoy, en estos momentos, creo que eres un perfecto escritor. La sencibiliad y la forma en la que uniste las ideas, fue la formula perfecta para que tus palabras llegaran a mi corazon... Es duro y dificil despedir al ser amado , se te va una parte de ti , que no vuelve hasta que lo vuelves a ver nuevamente, entonces ahi estas totalmente completa...